Edición 27/2015 ARTÍCULO DIVULGATIVO

Historia de la conservación:
La gacela de montaña de mongolia (Procapra gutturosa)

La recuperación de la gacela de Mongolia, después de que en 1998 – 99 cientos de ellas murieron en las estepas al este de Mongolia, ilustra un principio fundamental en la conservación de especies, la recuperación de estás cuando están al borde de la extinción, no solo depende de los esfuerzos que los humanos hagamos para tal fin, sino también de las características biológicas (sobre todo la historia de vida de esta, que refleja su habilidad para sobrevivir y reproducirse) que dichas especies posean para poder enfrentar el decline poblacional y otros efectos negativos, que sufren bajo la situación de amenazadas.

El decline comenzó, cuando una fuerte lluvia poco usual, previa al verano, llevó al rebaño una enfermedad denominada ¨gangrena de las patas¨ bajo este estado, los animales no pueden caminar bien, ni hacerlo por largas distancias para alimentarse, por lo que mueren de inanición e intoxicados por la enfermedad. Esta afecto a cientos de animales, pero en especial a los jóvenes. Al año siguiente de esta catástrofe, los pastos de las estepas se desecaron en su mayoría, quedando solo parches sanos y nutritivos muy espaciados, impulsados por fuertes vientos y con el pasto disecado, el fuego rápidamente se tragó alrededor de 8000 km2 de estepa. Una conducta negativa empeoró la situación, los recién nacidos de gacelas no mostraban miedo ni al humo ni a las llamas y dado que las madres los dejaban sólo por un tiempo, si ocurría un fuego en ese instante muchos jóvenes morían, ya que no huían hasta que el fuego casi les estaba quemando el follaje.

Las medidas de protección no se hicieron esperar. Para monitorear la salud del rebaño, un equipo de veterinarios tomó muestras de sangre de gacelas hembras, para analizar la presencia de anticuerpos maternos contra la ¨gangrena de las patas¨. Por otra parte, tres instituciones, dos internacionales y una nacional de Mongolia, llevaron un monitoreo a largo plazo de la abundancia y dinámica poblacional de la especie. Para asombro de los conservacionistas, la especie se recuperó rápidamente, a pesar de las enfermedades, el fuego, la sequía y la mala alimentación.

Hipótesis: Posiblemente la especie ha sufrido estos disturbios por miles de años y ya su genoma posee una respuesta de rápida recuperación de dichas catástrofes.

DESCARGAR ARTICULO COMPLETO/DOWNLOAD FULL ARTICLE