Editorial

Estimados lectores de CubaZoo:

Esta edición, pretende honrar a Doña Rosalía Abreu y su contribución científica en el estudio de los primates, en especial a los antropoides. El 27 de abril de 1915, en La Finca Las Delicias de la barriada de Palatino, La Habana, Cuba, nació Anumá el primer chimpancé engendrado en cautiverio en el mundo.

Gracias a este suceso, años más tarde se revoluciona el estudio y la interpretación del comportamiento de chimpancés, gorilas y orangutanes. El legado de Rosalía Abreu acrecentó las bases para que el Dr. Robert Yerkes fundara el Laboratorio de Biología de Primates en Yale y la Estación de Cría y Experimentación de Antropoides en Florida. Parte de la importante colección de Rosalía Abreu a partir de su muerte en 1930, pasó a manos de la Carnegie Institución y al Zoológico de Filadelfia. Contaba con orangutanes, chimpancés y otras variadas especies de monos, otros mamíferos y aves.

La contribución científica de Rosalía Abreu va más allá para los cubanos, con la formación de una escuela de primatología incipiente, no solo aceleró los estudios antropológicos en Cuba, se creó las bases del manejo de estas especies en los zoológicos y centros afines cubanos.

Su legado social contribuyó al sostenimiento de escuelas y hospitales para niños pobres o niños negros, sumas para campañas independentistas en 1895. Su castillo de estilo gótico, usó hormigón armado para su construcción en 1906, por primera vez en Cuba. Fue de las primeras mujeres que se elevaron en un aeroplano en Cuba. En su palacio, esta la única pintura mural de Armando G. Menocal, la Batalla de Coliseo, en sus salones se agrupó lo más valioso de la cultura habanera y nacional de la época.

El 27 de abril de 1915, marcó el comienzo de un cambio en el pensamiento científico sobre nuestros cercanos parientes, los antropoides. Esta fecha merece ser considerada el Día de la Primatología Cubana.

El Editor

Comments are closed.